miércoles, 15 de noviembre de 2017

LA VALENTÍA DE LOS CAGONES



El gran problema de la mayoría de los CAGONES

es que no saben que son cagones,

debido a su INFANTILISMO que los hace siempre buscar el refugio de "lo superior" sea papá, mamá, estado, dotor, sacerdote, pastor, ciencia, google, o cualquier autoridad debajo de la cual empolle sus miedos.

Es así que andan presumiendo su valentía la cual DESAPARECE a la menor presión y salen corriendo a acusarte con su papá o equivalente, el cual dispondrá de UNA PATOTA para disimular la "valentía" de los CAGONES. 

No es fácil encontrar ADULTOS percibiendo e interpretando la vida desde su propio ser a partir de sus íntimas convicciones y preferencias. Ese acto, esa actitud no está al alcance de LOS CAGONES.

Tiene que ver con la TOTAL CORRESPONDENCIA ENTRE IDEAS, DECISIONES Y ACTOS.

Si no estás a la altura de tus ideas y no podés sostenerla ni a tus decisiones en la conducta que desarrollas y pones a vivir en el mundo

SOS UN CAGÓN.


La razón protocoliza el mundo y lo organiza, pero el deseo lo pone a vivir y a jugar el juego de romperle todos los esquemas.

El deseo es lo superior, lo que todos seguimos, solo pensar en el deseo ya pone el sistema nervioso a generar drogas estimulantes que te activan, arrancar hacia eso ya te pone a mil.

Los miles de años del ser humano persiguiendo su deseo por la tierra para vivirlo o persiguiendo el deseo de otros para matarlo no figuran en la historia, solo las razones de los deseadores, lo que quisieron pensar acerca de los actos del deseo o el no-deseo.

Por eso las personas que vienen con mierdas intelectuales de control del deseo, sean religiosas o científicas, solo causan mucha gracia por la ingenuidad que implica NO SABER QUE SU DISCURSO ESTA PARADO SOBRE SU DESEO.

Como decía mi abuelita: "callate nene que se te entiende todo".



No hay comentarios.:

Publicar un comentario