lunes, 10 de octubre de 2016

VERGÜENZA INSTITUCIONAL



En un escenario DE ENORMES PREJUICIOS, 
todas las personas profesionales universitarios, políticos, académicos, y demás hombres y mujeres probos QUE QUIERAN FUMAR MARIHUANA y no entre en su estrategia de vida DEJAR CONSTANCIA EN UNA LISTA ESTATAL DE SU CONDICIÓN DE CONSUMIDOR DE MARIHUANA la va a comprar en el MERCADO NEGRO ILEGAL. 

Es decir, con vuestro registro CREAN LAS CONDICIONES PARA QUE UN POBRE DELINCA EXPLOTANDO ESE MERCADO, es decir, crean las condiciones para generarle antecedentes penales a una de las dos partes del acuerdo comercial: el que vende. 

El que compra, y sobretodo si es rico, solo es un "enfermito" y va para la casa con un reto.

Esto pasa cuando combaten una CULTURA Y SU MERCADO durante 44 años con DESINFORMACIÓN MEDIÁTICA, PERSECUCIÓN POLICIAL, JUDICIAL Y SOCIAL
y luego para ARREGLAR SU MALA PRAXIS , QUIEREN ROBAR EL MERCADO A SUS LEGÍTIMOS DUEÑOS, LA CULTURA QUE LO SOSTUVO DURANTE ESOS 44 AÑOS CON SU VIDA Y SU LIBERTAD Y SU REPUTACIÓN,
solo para entregarlo a COMERCIANTES DROGONES PUDIENTES INDEXADO EN UNA LISTA NEGRA.

¿EXISTE LA VERGÜENZA INSTITUCIONAL O CAMBIANDO CARAS SE PUEDE SIMULAR EL BORRÓN Y CUENTA NUEVA?

No, IRKKA: haceme las cuentas de los resultados de 44 años de REPRESIÓN INSTITUCIONAL por la cual todos los consumidores recreativos de cierta edad TENEMOS UN PRONTUARIO POLICIAL y en su mayoría con contenidos obtenidos en indagatorias de dudosa legalidad.

http://www.elpais.com.uy/informacion/roballo-pais-se-vendera-marihuana.html

Por favor Señores Médicos, sírvanse hacer una fila por cada uno de sus DELITOS:
MALA PRAXIS
NEGLIGENCIA
IMPRUDENCIA
IMPERICIA
IRRESPONSABILIDAD
SIMPLE ESTUPIDEZ O BOBERA
INDIFERENCIA SOCIAL

Por lo que le han hecho a todos los perseguidos, presos, maltratados y muertos como consecuencia de ser consumidor recreativo de drogas y pertenecer a esa subcultura en condición de persona de bajos recursos desde 1974 y durante toda la vigencia de la ley ANTIDROGAS, que sin tratarlos o aún tratandolos, denunciaron a la policía para ser indagados y eventualmente presos.

Ya que la excusa es sanitaria, les creemos y consideramos todas estas actuaciones en realidad como la HISTORIA CLÍNICA que es, constituyendo en los hechos el delito de mala praxis por errores en la manipulación del paciente, como lo es una "indagatoria" por drogas: ¡pum! ¿quién te vende? ¡pum! ¿Con quienes consumis? ¡pum! si no haces la lista no salis ¡pum! todo ello sin la presencia de un médico o técnico responsable de la salud del paciente.

¿UNA MANERA MAS PERVERSA Y CRUEL PARA TRATARNOS NO SE LES OCURRIÓ?

¿Cuál es la diferencia entre error médico y mala praxis?

Para que haya mala praxis, debe haber culpa en la actuación del médico, mientras que el error médico puede ser por factores institucionales como burocracia, falta de políticas públicas adecuadas o errores humanos del personal médico.
A la hora de hablar de mala praxis médica, se deben abordar muchos conceptos para valorar debidamente cada caso. Según la doctrina, la culpa puede ser por negligencia, imprudencia o impericia. Y en los tres casos, es totalmente punible judicialmente.

LA NEGLIGENCIA MÉDICA

La negligencia médica se produce cuando el médico deja de cumplir con las normas que rigen su profesión. En este caso el médico omite conscientemente realizar un acto que le exige su deber funcional y se produce un daño que afecta la salud del paciente o acaba con su vida. Por ejemplo, cuando no consulta el expediente, donde se indica que el paciente es alérgico a una sustancia y se la aplica, produciéndole una reacción que le causa la muerte.

LA IMPRUDENCIA MÉDICA

La imprudencia, por su parte, se refiere a las acciones que realiza un médico o un profesional de la salud temerariamente; acciones que son objetivamente previsibles y pueden constituir un delito. La imprudencia es punible e inexcusable. Por ejemplo, la muerte de los neonatos en el Seguro Social, donde no existía indicación para la utilización del medicamento aplicado y sus posibles efectos adversos estaban documentados en el momento de la prescripción. Si la atención sanitaria que recibieron los bebés hubiese sido diligente, prudente y adecuada, se habrían evitado las muertes.

LA IMPERICIA

La impericia se refiere, como lo dice la palabra, a la falta de pericia del médico en su quehacer profesional, que puede ser por falta de experiencia, habilidad o conocimiento, lo que perjudica directamente al paciente. Éste sería el caso, por ejemplo, de un médico que ejerza la profesión sin estar diplomado o que no tenga la experiencia debida en una especialidad dada y cause daño o muerte al paciente que está bajo su cuidado.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario